Espacios. Vol. 35 (Nº 2) Año 2014. Pág. 19


Diagnóstico de la Situación Operacional, Tecnológica y Comunicacional de la Policía del Estado Nueva Esparta, Venezuela

Diagnosis of a Operational, Technology and Communicative Situation of Nueva Esparta State Police, Venezuela

Dolores A. ÁLVAREZ D. 1, Ramón E. BUONAFFINA F. 2; Suhail A. ZABALA A. 3

Recibido: 05/12/13 • Aprobado: 19/01/14


Contenido

RESUMEN:
Las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) ofrecen a las organizaciones la posibilidad de agilizar sus procesos operativos, tácticos y estratégicos y estrechar vínculos comunicacionales, facilitando la transmisión de información y la toma de decisiones. Es por tanto, necesario que las empresas, sea cual sea su naturaleza, se aboquen a implantar modernos sistemas automatizados y comunicacionales para aprovechar así las ventajas que ofrecen las TIC. Sin embargo, antes de implantar cualquier cambio en la organización, es preciso hacer una evaluación de su situación actual, esto es: (a) su estructura organizacional y de los procesos comunicacionales inherentes a ésta; (b) su plataforma tecnológica, estudiando alcance y vigencia; (c) así como de la preparación que tienen sus empleados para asumir los retos que significa la incorporación de las TIC a sus procesos rutinarios. En este sentido, la presente investigación de tipo cualitativo-etnográfico tiene por objeto analizar la situación operacional, tecnológica y comunicacional de la Policía del Estado Nueva Esparta en Venezuela, a fin de diagnosticar la misma y determinar su preparación para el cambio tecnológico.
Palabras Claves: TIC, Policía del Estado Nueva Esparta.

ABSTRACT:
The Information and Communication Technologies (ICT) offers to organizations the ability to streamline their operational, tactical and strategic processes and strengthen communication links, facilitating the transmission of information and decision making. Therefore, it is necessary that companies, whatever, its nature, is advocated to introduce modern automation and communication systems and in order to take advantage of ICT. However, before to implementing any changes in the organization, it is necessary to make an assessment of your current situation, that is: (a) its organizational and communication processes inherent in these structures, (b) its technology platform, to studying scope and ancient times, (c) the preparation of employees to meet the challenges that means to incorporating ICTs in your routine processes. In this sense, the present qualitative and ethnographic research analyzes the operational, technological and communicational situation of Nueva Esparta State Police of Venezuela, to make a diagnose it, and determine their readiness for technological change.
Keywords: ICTs, Nueva Esparta State Police.


1. Introducción

A nivel mundial el desarrollo organizacional, es un tema de gran significación, porque a través de las organizaciones se producen bienes y servicios para atender las necesidades, demandas y problemas de una comunidad, a partir de la existencia de personas capacitadas para ofrecer estos productos o servicios, infraestructura organizacional bien elaborada y plataforma tecnológica (TIC) de vanguardia para soportar los procesos operativos, tácticos y estratégicos de la empresa. Todo lo cual amerita la preparación para asumir las TIC en el entorno empresarial, tanto como los recursos financieros para ponerlas en funcionamiento, adosado a la preparación del personal a cargo para enfrentar y afrontar los cambios que exige la tecnología en la ejecución de los procesos productivos.

En la actualidad, la estructura organizacional se sostiene en propuestas teóricas como las de Shermerhorn et. al. (2005) y Newstrom (2007), quienes describen elementos como: formación de competencias; clima organizacional; cambio en la cultura y el comportamiento organizacional; comunicación; motivación; conflicto y negociación; coaching; entre otros, todos los cuales son temas debatidos por la gerencia de empresas y puestos de manifiesto en las organizaciones modernas; los cuales deben estudiarse exhaustivamente e ir mejorando  estratégicamente para contribuir al desarrollo empresarial.

Consideremos, a continuación, la variable tecnológica y comunicacional, lo cual es elemental para este estudio. Esto sobre la base de que la comunicación es un tema amplio y fundamental en cualquier organización, ya que en torno a ella gira el desarrollo de la sociedad en general. Utilicemos el siguiente criterio para entenderla a lo largo de este trabajo, esto es, la comunicación como la forma que tenemos para expresarnos y relacionarnos como seres sociales, lo cual, además de permitirnos intercambiar datos, información y generar conocimiento; nos procura la expresión de nuestros sentimientos, pensamientos y anhelos, de hecho, es un tema tan complejo, ya que gracias a la comunicación es posible, coordinar los comportamientos de los grupos en convivencia, etc. (Waissbluth, 1990). Nótese la mayor importancia de este concepto, al referirnos a la idea de coordinar esfuerzos, sobre todo en los ambientes organizacionales para hacerlos cada día más prósperos y productivos.

Y en los actuales momentos, debe considerarse que los procesos comunicacionales están soportados sobre las TIC. De hecho, el apogeo de las TIC ha hecho que surjan nuevos modos sociales en el contexto humano. Es decir, nuevos modos en los que el hombre se relaciona y comparte información. Es así como en un mundo que busca la globalización de la información es ahora típico escuchar el concepto sociedad de la información. La cual se define como la proliferación de herramientas para generar, almacenar, transmitir y acceder a la información, siendo considerada ésta como el activo más valioso de las organizaciones; ya que al ser procesada de forma oportuna, veraz, fiable y comprobable es el instrumento mediante el cual estas organizaciones fundamentan sus decisiones empresariales y dilucidan de manera más objetiva y con menor incertidumbre una toma de decisiones más efectiva. Es entonces, en la actualidad, la información considerada la materia prima o el activo de mayor valor en las organizaciones (Área Moreira, 2005, p. 17)

Esta premisa cobra más importancia, en los organismos públicos, y muy especialmente en aquellas instituciones encargadas de ofrecer el servicio de seguridad a los ciudadanos, tal como lo son los cuerpos policiales. Es por tanto, más que urgente y necesario que estos cuenten con herramientas tecnológicas para apoyar sus procesos de rutina, para estar bien informados y para poder establecer vínculos comunicacionales oportunos, lo que resulta especialmente vital en la materia de seguridad nacional.

Y esta es una idea no sólo apoyada por los teóricos del momento, quienes han teorizado al respecto de las TIC y las sociedades de la información y cómo las mismas impactan positivamente la actividad organizacional. Sino que, desde hace tiempo la incorporación de las TIC son parte de los estatutos legales de las naciones del mundo. Tal es el caso de Venezuela, en donde el estar comunicado mediante plataformas tecnológicas es una obligación legal, puesto que el Estado ha reconocido a las mismas como mecanismos para apuntalar el desarrollo de las organizaciones, dándole mayor poder. Tal argumento, se consolida en el Decreto 825 (2000), en el cual se democratiza el acceso a la información y al conocimiento, y a través del cual se declara el uso de Internet como un medio efectivo de comunicación en las organizaciones de la administración pública nacional (APN).

De este modo, es importante comenzar a generar una cultura tecnológica en las organizaciones de hoy, de modo que el uso de las TIC aventaje no sólo los procesos comunicacionales, sino además los procesos productivos y de servicios que ofrecen las empresas del mercado y región venezolana. Pero antes de implementar los cambios que exigen las TIC y los nuevos paradigmas tecnológicos, es necesario revisar si las empresas, su gente, su organización, su infraestructura está preparada para la asunción de las TIC en sus labores operativas, tácticas y estratégicas.

En base a lo expuesto, centraremos este estudio en las competencias organizacionales, tecnológicas y comunicacionales existentes en la Policía del Estado Nueva Esparta, con miras a reconocer la forma como opera su estructura organizacional, los recursos tecnológicos que sostienen sus procesos operacionales, tácticos y estratégicos; y los procesos comunicacionales existentes entre los funcionarios que constituyen esta dependencia del Estado Nueva Esparta; a objeto de determinar si están en la posición de asumir el uso de las TIC en sus labores rutinarias.

2. Objetivos de la Investigación.

2.1. Objetivo General.

Diagnosticar la situación operacional, tecnológica y comunicacional de la Policía  del Estado Nueva Esparta, Venezuela.

2.2.  Objetivos Específicos.

  • Revisar la estructura organizativa y la forma como la Policía del Estado Nueva Esparta, Venezuela, realiza sus labores rutinarias.
  • Estudiar la plataforma tecnológica con la que cuenta Policía del Estado Nueva Esparta, Venezuela, para la realización de sus operaciones diarias.
  • Analizar el flujo y formas de comunicación que utiliza la Policía del Estado Nueva Esparta, Venezuela.
  • Conocer la opinión del personal que labora (funcionarios) en la Policía del Estado Nueva Esparta, Venezuela, con relación a la incorporación de las TIC como herramientas innovadoras y de apoyo a su desempeño laboral.

2.3. Materiales y Métodos

Esta investigación se ubica dentro de la categoría cualitativa-etnográfica. Cualitativa, ya que trata del estudio del desenvolvimiento de un grupo de profesionales de la seguridad, integrantes de la Policía del Estado Nueva Esparta, Venezuela. Esto es, seres humanos cuya conducta, forma de organizarse y comunicarse no puede ser apreciada de modo cuantitativo; por cuanto, no puede ajustarse su comportamiento a una escala de medición absoluta; ya que se trata de describir lo que saben, hacen, sienten y padecen en el ejercicio de sus funciones. Al respecto, Martínez Miguélez (1998, p. 62) expresa que “para "medir" (conocer) a otra persona habrá que liberar la mente, mirar y escuchar muy atentamente, dejarse absorber y sumergirse en su vida, y ser muy receptivos y pacientes, es decir, hacer una buena "reducción" en el sentido fenomenológico”. Etnográfica, por cuanto, tal como lo plantea Martínez Miguélez (1998, p. 29) se trata del estudio de “cualquier grupo humano que constituya una entidad cuyas relaciones estén reguladas por la costumbre o por ciertos derechos y obligaciones recíprocos.”

Es importante señalar que la investigadora principal, es parte actuante y protagonista del grupo a ser investigado, ya que se desempeña como Funcionaria Activa de la Policía del Estado Nueva Esparta, todo lo cual permite cargar las interpretaciones realizadas desde la mismidad de quien investiga, pero analizadas desde la otredad de quien es estudiado. Haciendo más cercana la relación entre el objeto que estudia y el objeto estudiado, y concentrándose, por tanto, más en el estudio de tales relaciones que en el objeto mismo. Adicionalmente, los segundos investigadores constituyen la población del Estado Nueva Esparta, la cual es custodiada por el cuerpo policial en cuestión y tienen amplio conocimiento y experticia en la aplicación y uso de herramientas tecnológicas como sistemas de información automatizados y redes de telecomunicaciones; razón por la cual sus apreciaciones a cerca de lo estudiado son relevantes para el diagnóstico certero de la situación.

En este estudio, orientado con un enfoque netamente cualitativo y etnográfico, ha perdido importancia la cuantificación de categorías símiles o contabilización de ideas en matrices de opiniones. Por el contrario, la investigación parte de observaciones participantes realizadas por la investigadora en sus años de labores como funcionaria activa. También, se emplearon técnicas de recogida de datos como las entrevistas no estructuradas donde el análisis estadístico no es pertinente sino más bien la categorización de distintas opiniones obtenidas de los informantes claves, sin importar el número de coincidencias que tuvieran lugar, las cuales fueron cruzadas con información teórica obtenida de referentes bibliográficos de interés; aunado a ello, se busca obtener un resultado no universal, sino aplicable a un contexto muy particular del estudio, que tiene que ver exclusivamente con la geografía venezolana, y muy específicamente el Estado Nueva Esparta.

Entre los instrumentos utilizados para la recolección de la información prevaleció la observación participante y las notas de campo que son los usados con mayor frecuencia por los etnógrafos. Todo lo cual se aplicó a la población en estudio, la cual estuvo conformada por los funcionarios adscritos a los Centros de Coordinación Policial, los cuales abarcan las tres (3) Zonas de Despliegue Policial de la Policía del Estado Nueva Esparta. Los informantes claves fueron escogidos intencionalmente, siguiendo criterios cualitativos designados por la investigadora principal.

3. Desarrollo

3.1. Organización de la Policía Neoespartana

La Policía del Estado Nueva Esparta tiene una estructura jerárquica, estando a la cabeza de la ejecución de las operaciones policiales la Dirección de Centros de Coordinación Policial, la cual abarca tres (3) Zonas de Despliegue Policial que ejecutan la parte operativa de la institución (ver Gráfico 1). En el gráfico puede obsérvese el área de competencia de cada Zona de Despliegue, esto es, los municipios a los cuales el cuerpo oficial le rinde servicios de vigilancia, seguridad y control.

Gráfico 1. Organigrama de la Dirección de Centros de Coordinación Policial. Tomado de: Departamento de Desarrollo Organizacional. Policía de Nueva Esparta. Noviembre, 2010.

Según el Manual de Organización (2010), el objetivo de este cuerpo policial, es mantener y restablecer el orden público, proteger a los ciudadanos y ciudadanas, hogares y familias, apoyar las decisiones de las autoridades competentes y asegurar el pacífico disfrute de las garantías y derechos constitucionales de conformidad con la Ley, garantizando un ambiente de paz social; a través de la prevención del delito en sus distintas manifestaciones; salvaguardar la integridad de bienes y personas, control del orden público general, así como el fomento y desarrollo del servicio de policía comunal, que permita la resolución de conflictos mediante el diálogo, la mediación y la conciliación.

La estructura organizativa de esta institución policial, está conformada por los siguientes niveles:

  • Nivel de Dirección: Dirección General, Subdirección, Consejo Disciplinario y Auditoría Interna.
  • Nivel de Apoyo: Supervisión Policial, Asesoría Legal, Tecnología e Información,  Recursos Humanos, Gestión Administrativa, Comunicación y Relaciones Institucionales, Planificación, Presupuesto, Organización y Sistemas, Coordinación de Servicios Policiales.
  • Nivel Sustantivo: Inteligencia y Estrategias Preventivas, Operaciones, Orden Público, Policía Comunal, Vigilancia de Tránsito y Transporte, Centros de Coordinación  Policial.

En algunos de los departamentos que integran el primero y segundo nivel, regularmente laboran funcionarios uniformados de acuerdo al tipo de actividades desarrolladas en ellos. Sin embargo, es en el último nivel o Nivel Sustantivo donde se genera la mayor presencia de personal uniformado por ser el principal eje operacional de la institución.

Ese eje operacional se refiere a la Dirección de Centros de Coordinación Policial, la cual recibe instrucciones de la Dirección de Operaciones referente a la aplicación de los planes operativos de la Policía del Estado Nueva Esparta cumpliendo las siguientes funciones:

  • Proteger a las ciudadanas, ciudadanos y habitantes de las comunidades, de hechos o acciones que afecten el orden y la tranquilidad ciudadana.
  • Mantener relaciones directas con organismos nacionales, estadales, municipales, entidades militares y civiles, tendentes a la actualización de la planificación policial.
  • Elaborar y establecer en coordinación con los diferentes cuerpos de seguridad del estado, doctrinas, tácticas y técnicas a ser empleadas en operativos conjuntos.
  • Efectuar reconocimientos oportunos de los lugares clasificados como objetivos principales y áreas críticas, de acuerdo con la información de inteligencia.
  • Supervisar y actualizar los procedimientos operativos vigentes del servicio de patrullaje motorizado, de acuerdo con las disposiciones para los sectores de vigilancia.
  • Coordinar las acciones operacionales entre las diferentes regiones y comisarías de la región.
  • Supervisar el cumplimiento de los planes operativos.
  • Mantener enlace con los diferentes Jefes de Regiones.
  • Dirigir y controlar los operativos especiales.
  • Representar a los Jefes de Regiones en la sala situacional.
  • Analizar conjuntamente con el Director de Operaciones, las estadísticas, a fin de organizar dispositivos para contrarrestar el auge delictivo.
  • Mantener relación con la Dirección de Policía Comunal, a fin de dar respuestas oportunas en situaciones planteadas por las comunidades.

Ahora bien, de la Dirección de Centros de Coordinación Policial dependen las Zonas de Despliegue Policial que son las Unidades Operativas que agrupan a las comisarías de acuerdo a su ubicación geográfica en una sola área de operatividad. Por tanto, coordina, supervisa y controla los planes de seguridad en las diferentes comisarías adjuntas bajo el cumplimiento de funciones, tales como:

  • Cumplir las funciones de coordinación, planificación, ejecución, supervisión y control de las actividades policiales.
  • Conocer la región policial asignada.
  • Captar la información de la realidad de la región.
  • Llevar estadísticos de la región policial.
  • Evaluar el desempeño de los comandantes de comisarías en el cumplimiento del servicio.
  • Coordinar labores de patrullaje preventivo con los comandantes de comisarías a fin de detectar focos de comisión de delitos y prevenirlos.
  • Promover estrategias comunicacionales entre comunidad y la institución.
  • Coordinar la realización de operativos contra comercio, distribución y uso indebido de las drogas.
  • Mantener contacto directo con las demás fuerzas vivas destacadas en la región.
  • Realizar programas de atención inmediata a los ciudadanos.
  • Desarrollar conjuntamente con los comandantes  de comisarías, técnicas de detención de vehículos solicitados, drogas y otros delitos.
  • Elaboración de planes de seguridad y cierre de ciudad conjuntamente con los comandantes de comisarías.
  • Coordinar con los consejos comunales y brigadas de seguridad vecinal.
  • Fomentar la creación de brigadas de seguridad.

De las Zonas de Despliegue Policial, antes mencionadas, dependen los Centros de Coordinación Policial, los cuales ejecutan los planes de seguridad en los diferentes municipios de la región, a través de las siguientes funciones:

  • Coordinar la acción policial de las comisarías en un área geográfica determinada.
  • Supervisar el empleo de la policía en un área determinada tomando los correctivos  a que diera lugar.
  • Elaborar los planes  de despliegue policial en su jurisdicción.
  • Coordinar la dotación del personal y equipo en la respectiva jurisdicción.
  • Mantener y reforzar las relaciones con los demás organismos.
  • Mantener una constante supervisión sobre los equipos asignados a las comisarías.
  • Implementar mecanismos que permitan vigilar las actuaciones de los funcionarios policiales.
  • Supervisar el estado de presentación de las sub-comisarías.
  • Firmar los documentos que se generen en las comisarías.
  • Responder disciplinaria y administrativamente por los eventos ocurridos en su jurisdicción.

De ese total de funciones que deben ejecutar los distintos Centros de Coordinación Policial de la Policía del Estado Nueva Esparta, se pudo constatar hasta la fecha de la visita, a través de entrevistas no estructuradas, realizadas mediante un diálogo ameno con los funcionarios de guardia, que cada Centro posee los mismos lineamientos señalados por la Dirección General de la Policía, pero las actividades varían dependiendo de la jurisdicción correspondiente.

No obstante, si se analizan estos  fines y funciones estándares y normativas de la Policía del Estado Nueva Esparta, y sus distintas dependencias, se tiene que muchos de los mismos llevan implícita o explícitamente una vinculación con los procesos informativos y comunicacionales, que deben coordinarse y existir dentro del argot institucional, tanto como con la ciudadanía, las comunidades y otras instancias de Estado. Y por ende, debe imperar la comunicación de información oportuna y veraz en los procesos vinculados con: la coordinación, dirección y control de acciones policiales y operativos especiales; los patrullajes; la supervisión de los funcionarios; el envío y recepción de documentación; y la relación con otras fuerzas vivas e instancias de poder y de las comunidades.

Asimismo, se indagó acerca de la conformación de estos centros, lo cual se resume en la Tabla 1. En la misma, se puede observar que la operatividad en las tres (03) Zonas Policiales adscritas a la Policía del Estado Nueva Esparta, prácticamente se dedica a la labor de patrullaje, contando con muy poco personal (146 funcionarios en total) para cumplir estas funciones. De lo observado, también pudo cotejarse que cada Centro de Coordinación Policial posee una plantilla de servicios donde se refleja el total general de sus funcionarios, divididos en tres (03) grupos para cumplir con el servicio las veinticuatro (24) horas del día. En esta plantilla se describe correctamente el grupo de guardia y cuál está libre (franco de servicio), al mismo tiempo que se deja constar si alguien está de permiso, vacaciones, reposo, comisión, entre otros.

Ahora bien, sin contrastamos estos datos con estándares recomendados a nivel internacional, tenemos como la Organización de las Naciones Unidas (ONU), para el año 2011, señala que en los países debería existir una relación 2.8:1000, esto es, 2.8 policías por cada mil habitantes (Almaraz, 2012). Sin embargo, si tomamos en consideración la cantidad aproximada de cerca de 500.000 habitantes que conforman para el año 2011, el Estado Nueva Esparta, esto según los resultados del Censo 2011, divulgados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) y reseñado por Velásquez (2012), se tiene que la relación  sería de 0.003:1000, esto es, mucho, pero mucho menos de 1 policía por cada mil habitantes; lo que significa un 90% menos de lo que debería ser, de acuerdo a la recomendación de la ONU. Por tanto, hace falta invertir recursos para incrementar la fuerza policial en nuestro estado.

Sin embargo, esto no es sólo lo necesario, por cuanto no sólo hace falta contar con más policías, sino también, con funcionarios de calidad, es decir, funcionarios que estén preparados cognoscitiva, psicológica y tecnológicamente para combatir la delincuencia y mantener la seguridad ciudadana y el orden público. De hecho, esto lo argumenta elMinistro de Relaciones Interiores y Justicia, Tareck El Aissami, cuando en una entrevista realizada por la emisora privada Unión Radio,recordó que,

…en Venezuela nunca se había creado una política criminal que atendiese el fenómeno de la violencia,  y durante la década de los ochenta del siglo pasado '80 se generó una política de crecimiento de instituciones policiales de manera desorganizada y desestructurada… En la medida en que fueron creciendo las policías se fue incrementando el delito; es decir, el tema de la policía era parte del problema. Fue a partir de 2006 cuando se inició el proceso profundo de transformación de las policías (UNES, 2012).

3.2. Plataforma Tecnológica presente en la Policía Neoespartana

En la Tabla 1 se hace referencia a un resumen de la configuración y actividades realizadas por cada Zona de Despliegue de la Policía del Estado Nueva Esparta y sus respectivos Centros de Control Policial. Allí se especifica información relativa a: (a) sedes, (b) números de funcionarios, (c) unidades, (d) jurisdicción, (e) servicios y/o puntos de atención. 

Por su parte, la Tabla 2, muestra los resultados cuantitativos relativos a la plataforma tecnológica presente en la Policía del Estado Nueva Esparta, resaltando a la izquierda los equipos tecnológicos y a la derecha los Centros de Coordinación Policial ubicados por Zona de Despliegue, lo que al final va a permitir cuantificar el total de cada uno de ellos.

Este inventario de equipos tecnológicos, es complementado con la información obtenida mediante el diálogo con los funcionarios de guardia, para el momento de la visita a dichos centros. Al mismo tiempo, la investigadora principal contó con el apoyo del técnico de la Central de Radio y de los funcionarios administrativos del Departamento de Informática y Telemática, quienes laboran en la sede de la Policía del Estado Nueva Esparta, para conocer la capacidad de los equipos, dado que en los centros sólo se posee un inventario con la cantidad en dotación y sus respectivos seriales; sin embargo, desconocen la configuración técnica de los equipos con los que laboran.

Además de los cuadros señalados con anterioridad, el proceso de recolección de datos también permitió establecer las apreciaciones personales de los funcionarios activos pertenecientes a este organismo; las cuales fueron obtenidas mediante la entrevista no estructurada y diálogo ameno. De acuerdo a lo sugerido por Martínez Miguélez (1998), estas apreciaciones fueron categorizadas en campos de información de interés, para lo cual, no cobró significado la cantidad de conjeturas coincidentes establecidas por los informantes claves, sino más bien la significación de la misma. En términos generales tales apreciaciones se categorizaron, se reagruparon y reordenaron, como sigue:

  • Situación de los Equipos Tecnológicos de Comunicación (Teléfonos, Celulares, Radios y Computadores Personales). La asignación de teléfonos corporativos y radios móviles es muy baja, estos recursos sólo son adjudicados a los Jefes o Comandantes de Zonas y Centros de Coordinación. Mientras que los funcionarios abocados a la realización de servicios de patrullaje utilizan sus teléfonos personales, y de ser posible, utilizan un radio móvil.
    En cuanto a la dotación de Computadores Personales (PC) o símiles, se pudo constatar que de los pocos existentes, los mismos son obsoletos, con características antiquísimas, lo que impide o dificulta la instalación de nuevos software enfocados a la seguridad de estado, tales como: paquetes de reconocimiento de imágenes, buscador de mapas, entre otros. Peor aún, de los pocos de los que se dispone, no todos se encuentran operativos.

Tabla 1. Cuadro Resumen de las Actividades por Zona de Despliegue de la Policía del Estado Nueva Esparta

Tabla 2. Cuadro Resumen de la Plataforma Tecnológica presente por Zona de Despliegue y Centro de Coordinación Policial de la Policía del Estado Nueva Esparta.

Para dar detalle de la situación, los equipos que existen en uso en los Centros de Coordinación Policial, son marca HP, Modelo DC5000, Procesador Pentium 4, Memoria RAM 256 MB, Disco Duro de 40 GB, Unidad CD 52X y operan con el Sistema Operativo Windows XP. Todos los computadores personales que operan en las tres (3) Zonas de Despliegue Policial del Estado Nueva Esparta, tienen las mismas características, por cuanto fueron adquiridas mediante un Proyecto FIDES en el año 2004. No obstante, se trata de un modelo de equipo que data aproximadamente desde el año 2000, o sea, que ya tiene más de 13 años de obsolescencia, considerando que en la actualidad se manejan conceptos de obsolescencia programada, en donde se establece que la vida útil de un equipo de cómputo no excede el año de funcionamiento. 

En cuanto a la dotación de Radios de Comunicación, los informantes claves señalan que, en su mayoría, presentan fallas por tener mucho tiempo de adquisición, están en mal estado, les hace falta servicio técnico, han caído en el deterioro, y operan con fallas, ya que algunos radios reciben la comunicación más no la transmiten. Es que de hecho, estos radios operan desde aproximadamente el año 2002, que es cuando se obtienen los radios EM400 (portátiles), marca Motorola con canales programables mejorando aún más los servicios de Radio Patrulla en lugares de importancia ciudadana y distribuidos en todas las comisarías del Estado para cubrir la vigilancia de los distintos sectores.

En cuanto a los procesos de retransmisión de datos, señalan que, anteriormente existían dos (2) repetidoras con dos (2) radios MAXTRAC, pero al momento de modular la señal se producía un ruido. Actualmente, con los radios adquiridos en el 2008 no se escucha este ruido, utilizan un sistema flexin, que a su vez permite una comunicación más rápida.

Asimismo, se esperaba una repetidora para ser instalada en la Sierra, lugar donde se encuentran las antenas, para tratar de mejorar el sistema de radiocomunicaciones ya que es precisamente eso lo que representa la principal falla en el sistema, según indicó el funcionario policial que cumple funciones como técnico de la radio comunicaciones de la policía, sin embargo, hasta la fecha de la presente investigación se desconoce de su instalación.

En tanto, debe considerarse que el uso de estos equipos es muy necesario en las funciones operativas de este organismo de seguridad estadal, por cuanto, es el que le permite realizar las operaciones de comunicación con su Centro de Coordinación Policial, y pedir apoyo con el resto de sus compañeros, en caso de ser necesario. Sin embargo, en general, es muy precaria la dotación y el estado de los equipos tecnológicos de los que se dispone.

  • Transmisión de documentos. Se corrobora la dificultad que tienen los funcionarios para el envío y recepción de información. Estos manifiestan que procesos sencillos como enviar una relación del personal o la plantilla de servicio hasta la sede resulta complicado; lo cual podría facilitarse enormemente con el acceso a Internet y la disposición de computadores. Sin embargo, tal como se pudo apreciar en la Tabla 1, ninguna de las Zonas de Despliegue, ni de los Centros de Coordinación Policial, cuentan con acceso a Internet.
  • Adquisición de Equipos. Señalan los informantes que para el término del año 2010, la Policía del Estado Nueva Esparta, contaba con la adquisición de 160 nuevos radios portátiles marca Motorola, modelo Moto Turbo, digitales y analógicos. Sin embargo, los recibidos, fueron distribuidos entre los centros de comandos y las brigadas vecinales del estado; que son las que asisten a la policía en el patrullaje y resguardo de las comunidades. Advierten que, si sus Centros de Coordinación estuvieran bien dotados de recursos tecnológicos como: suficientes radios, computadoras personales, teléfonos, acceso a Internet, Sistemas de Posicionamiento Satelital (GPS), etc., existiría la posibilidad de comunicarse al instante. Estos equipos ayudarían a mejorar la calidad del servicio prestado, la función policial y la seguridad del ciudadano.

Según la opinión de los entrevistados, la institución ha tardado en incorporar equipos nuevos y actuales. Y aún cuando se incrementan nuevos, permanece una falla latente, que por información del técnico encargado de los equipos de la central de comunicaciones, ésta es la principal. Pues, no se mejora el equipo que moviliza todas las comunicaciones desde la Sierra donde se ubican todas las antenas.

De acuerdo a los resultados de las entrevistas, actualmente la institución, se mueve en gran medida, gracias a la Central de Comunicaciones motivo por el cual se debe buscar la manera de ampliar el ancho de banda para evitar la saturación del mismo. Asimismo, se deben lograr los permisos a través de CONATEL para no depender de una empresa privada local, como hasta ahora se ha hecho, para el ingreso hasta el equipo principal ubicado en la Sierra (lugar donde está la antena repetidora).

  • Importancia de la Radiocomunicación. Se llega a la conjetura de que al ser los funcionarios de la policía los encargados de ofrecer el servicio de patrullaje y vigilancia de las comunidades, con el objetivo de prevenir el delito, más que reprimirlo, es inmensamente importante contar con buenos mecanismos de comunicación, ya que esto facilitaría los procesos de patrullaje, vigilancia y aprensión de maleantes y antisociales. Sin embargo, al no contar con estos recursos, e incluso los existentes reportar fallas de conectividad, dada su obsolescencia, su caducidad, el mal estado, e inclusive los problemas relativos a la comunicación desde la Sierra, que es donde se encuentran ubicadas las antenas de transmisión, no sólo exponen su integridad física al tratar de mantener el orden en las situaciones que así lo requiera; sino que la colectividad se ve directamente afectada.
  • Importancia de las Radio Patrulla. Se considera que como mínimo, tanto el comandante como su adjunto o el supervisor deberían contar con una unidad radio patrullera para trasladarse a sitios donde sucedan hechos relevantes y que la misma cuente con radios para el contacto permanente y equipos tipo laptops, con conectividad a la sede y el acceso a sistemas de información automatizados, que ayuden al chequeo de personas desde cualquier sitio, y de esta forma agilizar los tiempos de respuesta y evitar la movilización de los ciudadanos a los Centro de Coordinación Policial con la consecuente violación de los Derechos Humanos.
  • Exigencias de la comunidad. Ante el problema de la inseguridad, la ciudadanía exige que se intensifiquen los servicios de patrullaje en las zonas; lo cual amerita, que el Centro de Coordinación Policial tenga una función más planificadora, programadora, de gestión, control y supervisión, en general, de todas las actividades y servicios prestados por la policía, lo cual podría lograrse mediante varios elementos: una plataforma de radiocomunicación efectiva y eficiente, el acceso a medios de comunicación telefónica y celular; el uso de Internet y el acceso a GPS. Sin embargo, para materializar esto es necesaria una buena dotación tecnológica, capacitación del personal, educación de la ciudadanía y adquisición de software especializados.
  • Respuestas a la comunidad. En los actuales momentos las respuestas hacia la comunidad no se dan con prontitud y eficacia deseada, trayendo como consecuencias quejas y la mala imagen de la policía.

De acuerdo a toda la información antes expuesta, se puede inferir que existe un gran déficit de equipos tecnológicos. Notándose con suma preocupación la existencia de Centros de Coordinación que por ejemplo: no poseen suficientes equipos para atender las exigencias de su jurisdicción, ya que el total de  radios, teléfonos y equipos de computación que se tienen no se compagina con la magnitud de ésta. De hecho todo esto irrumpe con las reglas mínimas de estandarización para los cuerpos policiales, establecidas por el Consejo General de Policía (2010, p. 33), en donde, por ejemplo, se señala que para la captación, procesamiento y análisis de la información, es ideal y necesario disponer de los siguientes recursos: (a) teléfono fijo y móvil celular; (b) estaciones base y móviles de radio con sistema TETRA; (c) sistema de grabación digital de las comunicaciones telefónicas y de radio; (d) televisores LCD con señal abierta y por cable, radios AM y FM, para el acceso permanente a las noticias; (e) sistema de posicionamiento global (GPS); (f) mapa impreso y digital del estado/municipio; (g) cámaras y monitores para el servicio de video vigilancia; (h) equipos de computación; (i) conexión a Internet; (j) impresoras; (k) plotter; (l) equipos de proyección (video beam). Sin embargo, de los recursos tecnológicos mencionados es poco de lo que se dispone.

Para corroborar esta apreciación, véase la Tabla 3, en la cual se hace una comparación entre los funcionarios adscritos a cada Zona de Despliegue Policial, el Centro de Coordinación y la cantidad de equipos disponibles para el ejercicio de sus operaciones; también, se hace un avalúo aproximado de los recursos de los cuales, sería ideal que dispusieran para el ejercicio de sus operaciones de rutina. Si bien es cierto, esta evaluación es algo excepcional, es la ideal si se piensa en un sistema integrado de seguridad estadal que esté bien dotado de infraestructura tecnológica para el ejercicio de sus funciones operativas. No obstante, no debe percibirse desde la utopía, por cuanto, el Gobierno Venezolano ha sabido implementar políticas de actualización tecnológica en otros espacios del acontecer nacional, como los son los espacios educativos, con el Proyecto Canaima, a través del cual se ha dotado tecnológicamente a toda la población estudiantil venezolana de equipos portátiles para favorecer los procesos de enseñanza y aprendizaje. Entonces, podría en este punto pensarse en una extensión del Proyecto Canaima, y en este caso, establecer mecanismos de cooperación internacional en materia de seguridad ciudadana y promover la acción mancomunada hacia la dotación de la Policía del Estado Nueva Esparta, quizá como programa piloto, en toda la geografía nacional.

Tabla 3. Cuadro Resumen de la Plataforma Tecnológica Ideal por Zona de Despliegue y Centro de Coordinación Policial de la Policía del Estado Nueva Esparta (tomando como referencia Recomendación de la ONU, 2010 y Consejo General de Policía, 2010).

3.3. Flujo y Formas de Comunicación presentes en la Policía Neoespartana

Se aplicó una entrevista a veintisiete (27) funcionarios de la Policía del Estado Nueva Esparta, de acuerdo a lo que señala Martínez Miguélez (1998) se establecieron categorías y subcategorías sobre las cuales se quería indagar, estas categorías fueron preconcebidas por la investigadora principal, y postuladas de acuerdo a criterios intencionales, dada su basta experiencia en el campo de los servicios policiales. Éstas fueron: (a) comunicación con: el jefe, entre el personal, dentro de la institución y tecnológica; (b) formas y periodo de entrega de la comunicación; (c) dotación de equipos utilizados para cumplir el servicio, considerando número, calidad y tipo; (d) sistemas de comunicación y computación que conocía en: el Centro de Coordinación, en la Policía, en el mercado; y (e) sugerencias respecto a los equipos tecnológicos con los que cuenta la policía en general. Después de clasificar la información y analizar cuidadosamente la misma, se obtuvo un resultado general y preciso, destacando lo siguiente:

  • Se analiza la comunicación existente entre los funcionarios, manteniendo las relaciones recíprocas con su jefe o superior inmediato, entre los distintos funcionarios, y al respecto de la institución, así como en el uso de las herramientas tecnológicas. Se logra identificar procesos comunicacionales que oscilan entre lo bueno y lo malo, teniendo mayor significado y alcance una buena comunicación, en general. Aunque, las ideas al respecto son contrariadas, ya que mientras unos mantienen una buena comunicación con su jefe inmediato y entre los mismos funcionarios, otros manifiestan un deficiente proceso comunicacional, conocer muy poco a cerca de la realidad institucional, y otros consideran que existe una comunicación deficiente, pésima y hasta engañosa.
  • En cuanto al flujo de información, se ha de señalar que los funcionarios obtienen la misma de su jefe inmediato, pero, unas veces no de forma oportuna, otras veces sólo se les informa de puntos de interés para sus funciones, y en otras oportunidades la información fluye con más naturalidad desde sus compañeros de trabajo y a través de otros medios. No se emplea la forma tradicional (Central de Comunicaciones) como debería ser. Si ese día el funcionario no está de guardia no recibe la información. Los funcionarios manifiestan que son informados en escasas reuniones, si hay algo importante o dependiendo de la circunstancia. El hecho de que éstas no sean constantes ocasiona confusión, es decir, la información es esporádica y parcial entre el personal, ya que los superiores comunican sólo lo que les interesa; mientras que algunos optan por reunir al personal sólo cuando se sucede un cambio de jefe en el Centro de Coordinación Policial.
  • En lo que respecta a la dotación tecnológica, los funcionarios indican que ésta se limita básicamente al uso del radio transmisor a través de la central, sin embargo, señalan que estos son deficientes y no cubren las exigencias de la comunidad. Muchos arguyen que en los Centros de Coordinación se utilizan los radios móviles y los teléfonos personales; cuando sólo los funcionarios destacados internamente en dichos centros tienen la oportunidad de usar la computadora, la radiocomunicación y los teléfonos fijos. En tanto, manifiestan que las herramientas, instrumentos y equipos tecnológicos son insuficientes, señalan que el personal “trabaja con las uñas” para cumplir con el servicio; ya que de lo poco con lo que se cuenta, éstas son escasas y muy viejas.

     En relación al conocimiento que pudieran tener los funcionarios al respecto de los sistemas de información automatizados. Prevalece la opinión de no conocer ningún sistema de computación dentro de la institución. Mientas que sólo uno de los funcionarios reporta conocer el sistema para el Registro Automatizado de Expedientes (RADE). Sin embargo, al parecer hay un desconocimiento de otros pocos sistemas que existen en la organización policial como: Control Automatizado de Personal (CONAPER) y Sistema Integrado APOYO.COM.

En cuanto al sistema de comunicación, manifiestan que opera el tradicional, esto es, envío y recibo de correspondencia, además del uso de telefonía fija, celular y por radio.

  • Al respecto de los sistemas que conocen que existen en el mercado, se encuentran opiniones más variadas. De hecho, los funcionarios han adquirido esta información por su propia iniciativa e indagación, a través de lo cual han logrado conocer sistemas innovadores que se utilizan en otras policías del mundo. La media de los funcionarios conocen algunas herramientas nuevas; tales como los Sistema de Posicionamiento Satelital (GPS), que aunque no identifican como tecnología de punta, señalan que es un sistema factible de implementar en el organismo y mediante el cual podría generarse utilidad práctica y de toma de decisiones en las funciones policiales; de hecho, hacen la comparación, que este sistema en otros países ha dado óptimos resultados. También señalan, que sería conveniente contar con computadores portátiles (Laptop) con un sistema instalado para la verificación ciudadana; con esto se lograría interceptar personas y de manera inmediata buscar sus antecedentes pre su posible captura. Asimismo, algunos señalan que la conectividad mediante Internet y aplicaciones como correos electrónicos, facilitarían los procesos comunicacionales formales, por ejemplo, el envío o recepción de algún oficio hacia alguna dependencia del Estado, y con ello se evitaría mover alguna unidad patrullera fuera de su jurisdicción, que además de no ser la función para la cual fueron ellas concebidas (mensajeras), impide su disposición y utilización cuando se les juzga necesario, en caso de alguna emergencia. Sin embargo, muy pocos manifiestan conocer el uso del Internet y los correos electrónicos. Por otro lado, se tiene la apreciación que dieron a cerca de los radios digitales multibandas y el Sistema Trunking de radio especializado, el cual consiste en varias frecuencias  utilizadas en forma más eficiente por varias radios controladas por un computador central. También refieren importante el acceso a las cámaras de videos, la comunicación cuadrafónica y los sistemas troncalizados, como mecanismos factibles de aplicar en la policía para favorecer y aventajar el servicio prestado. No obstante todas estas apreciaciones, el 50% de los funcionarios opinan no conocer ninguna herramienta nueva que se pueda aplicar en la Policía del Estado Nueva Esparta.

3.4. Conocimiento de la Policía del Estado Nueva Esparta acerca de las TIC.

Otro de los aspectos a conocer sobre la Policía del Estado Nueva Esparta, es su conocimiento acerca de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC), categoría esta que fue considerada atendiendo a su significado, utilización y apropiación.

Al respecto de este punto, tan neurálgico, se pudo constatar que el mayor porcentaje de los funcionarios entrevistados coincidieron en sugerir que es necesario y urgente actualizar, innovar y modernizar todo el sistema tecnológico de comunicaciones de la Policía del Estado Nueva Esparta. Hacen el señalamiento de que en los actuales momentos, la tecnología con la que cuentan además de obsoleta, es insuficiente. Al tiempo, que los conocimientos que maneja este personal sobre las TIC, no colinda con los adelantos del momento, lo que da significado al hecho de que ameritan con urgencia no sólo dotación tecnológica, sino también actualización profesional para la adopción de estas nuevas tecnologías en su faena diaria de trabajo, y así poder articular y conjugar esfuerzos en la lucha contra el crimen y el establecimiento de la seguridad nacional.

Considerando que la radio de transmisiones es el principal medio de comunicación de la policía. Es importante adquirir unidades radio patrullas para hacer más efectivos los procedimientos de patrullaje en los recorridos.

En cuanto al concepto que manejan los funcionarios policiales acerca de lo que son las TIC, es lamentable, que la mayoría respondan que no tienen idea sobre lo que son las mismas.   Quizás el poco manejo de los sistemas de computación, en los Centros de Coordinación Policial es una de las causas para este significativo grupo de entrevistados dé esa respuesta acerca de ellas; aunque también se considera que la poca preparación profesional y actualización de conocimientos y de herramientas tecnológicas es culpable de esta desinformación operante. No obstante, cuando se les orientaba respecto al significado de las TIC y de las ventajas que las mismas aportan a cualquier organización, la mayoría manifestó que sí las aceptarían porque representarían una herramienta clave en su desempeño y crecimiento laboral. Cuestión que resulta un asidero para incorporar de plano y con urgencia tecnología de punta en la función policial neoespartana. Encontrándose buenas expectativas de los funcionarios a participar activamente y motivados en el uso de las TIC.

En este orden de ideas, un significativo grupo de funcionarios respondió que sí las aceptarían para incorporarlas en su faena diaria, señalando, que todo avance tecnológico es bueno, tenerla es buena idea, son herramientas claves, si garantizan el mejor desempeño laboral, si agilizan la comunicación y la movilidad y diligencia en los procedimientos.

Asimismo, la mayoría de los entrevistados respondieron sentirse preparados para asumir este nuevo cambio en su prospecto profesional. Sin embargo, se considera que esta preparación es motivacional, por tanto, hace falta una capacitación para garantizar no sólo el uso de las TIC, sino además el uso apropiado. Por tanto, se debe comenzar por actualizar los equipos, esto es, la infraestructura tecnológica de la que se dispone; y además,  sensibilizar al personal hacia el sentido de pertenencia para el uso correcto de estas nuevas herramientas. Es por ende, necesario una inducción, instrucción, capacitación, y preparación del personal para su uso.

4. Conclusiones

  • La Policía del Estado Nueva Esparta, responde a una estructura jerárquica, estando a la cabeza de la ejecución de las operaciones policiales la Dirección de Centros de Coordinación Policial, con tres (3) Zonas de Despliegue, las cuales se constituyen de Centros de Coordinación Policial, quienes coordinan las labores dentro de una jurisdicción municipal; ofreciendo como principal servicio, las operaciones de patrullaje en las distintas zonas.
  • En base al avalúo realizado de la fuerza policial y la cantidad de habitantes de la población neoespartana, se puede observar que la cantidad de policías por habitante es insuficiente para atender las demandas de la ciudadanía, encontrándose fuera de las recomendaciones de la ONU (2011).
  • En lo que respecta al aspecto comunicacional, de seguro, éste está fallando y debe tomarse el correctivo necesario. En un ambiente donde, se debe velar por la seguridad de todos los ciudadanos, no es permisible errores comunicacionales ni en el contenido de la información que se transmite ya que ésta es fundamental para la toma de decisiones exitosa.
  • Analizando la fuerza policial recomendada por organismos extranjeros y la dotación que la misma debería tener para soportar buenos mecanismos operacionales, comunicacionales y ofrecer un servicio de primera a la ciudadanía, se tiene que, existe un déficit considerable de recursos tecnológicos, esto es, radios móviles, radio patrullas, teléfonos celulares, teléfonos fijos, computadores portátiles, acceso a Internet y uso de sistemas de información automatizados, etc. Todo lo cual, sin lugar a dudas, afecta los procesos comunicacionales, la información que fluye entre las distintas instancias de poder y autoridad; y afecta inevitablemente una toma de decisiones acertada, colocando en riesgo los operativos de seguridad ciudadana que se puedan programar y la vida de los ciudadanos.
  • Hace falta tecnología de punta actualizada para poder rendir en la operatividad de la institución, sobre todo en el aspecto comunicacional para la planificación, programación, y difusión de los planes, políticas y tácticas operativas de seguridad Estadal. En lo que respecta a la preparación de los funcionarios activos para asumir las TIC en los procesos comunicacionales, se puede señalar, que los mismos tienen la disposición para el cambio, sin embargo, es preciso activar mecanismos apropiados no sólo para la dotación tecnológica, sino además, para la asunción de las mismas en las labores operativas que estos funcionarios realizan. Hace falta por tanto, planes de sensibilización, capacitación y actualización en el uso y apropiación de las TIC, a objeto de utilizar las mismas en beneficio de los servicios policiales.

Referencias

Almaraz, J. (2012). ¿Cuántos Policías Necesitamos? [Blog on-line] Disponible: http://www.enelmargen.org/2012/07/cuantos-policias-necesitamos.html [Consultado: 2013, Noviembre 19]. Área Moreira, M. (2005).TICS: Tecnologías de la Información y la Comunicación en la Educación para la ciudadanía. [Documento en Línea]. Disponible: http://www.proyecto-atlantida.org/DOWNLOAD/2TICS%20y%20Educacion.Pdf. [Consulta: 2008, Abril  11]. Consejo General de Policía (2010). Practiguía sobre el Sistema Integrado de Información y Dirección de las Operaciones Policiales. Colección Baquía. Caracas.

Decreto No. 825 (Uso Prioritario de Internet) (2000, Mayo 10). Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela, 36.955, Mayo 22, 2000.

Instituto Neoespartano de Policía. (2010). Manual de Organización adaptado a los  lineamientos establecidos en la Ley Orgánica del Servicio de Policía y del Cuerpo  de Policía Nacional y la Ley del Estatuto de la Función Policial.

Martínez Miguélez, M. (1998). La Investigación Cualitativa Etnográfica en Educación: Manual Teórico-Práctico. Editorial Trillas: México.

Newstrom, J. (2007). Comportamiento Humano en el Trabajo. Editorial Mc.Graw-Hill: México.   

Schermerhorn, J; Hunt, J. y Osborn, R. (2005). Comportamiento Organizacional. Grupo Noriega Editores: México.

UNES (2012). Venezuela incrementará este año el número de policías por habitante.  Universidad Nacional Experimental de la Seguridad. [Reporte on-line]. Disponible: http://www.unes.edu.ve/unesnew259/index.php/unes/noticias-unes/77-actualidad-nacional/1449-articulo1449. [Consultado: 2013, Noviembre 22].

Velásquez, M. (2012). Nueva Esparta tiene 490.494 habitantes. [Periódico on-line] Disponible: http://www.elestenoticias.com/nueva-esparta-tiene-490-494-habitantes [Consultado: 2013, Noviembre 19].

Waissbluth, M. (1990). El Paquete Tecnológico y la Innovación. Conceptos Generales de Gestión Tecnológica. Santiago de Chile.


1 Funcionaria Activa de la Policía del Estado Nueva Esparta
2 Profesor Asistente, Universidad de Oriente, Núcleo de Nueva Esparta, rambuo@hotmail.com
3 Profesor Asociado, Universidad de Oriente, Núcleo de Nueva Esparta, suhailzabala@hotmail.com



Vol. 35 (Nº 2) Año 2014
[Índice]

[En caso de encontrar algún error en este website favor enviar email a webmaster]

Tabla 1. Cuadro Resumen de las Actividades por Zona de Despliegue de la Policía del Estado Nueva Esparta.

Descripción: tabla parte completa.png

Nota. Cuadro elaborado con datos tomados de: Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) para el Desarrollo Organizacional de la Policía del Estado Nueva Esparta por D. Álvarez (2011).

------

Tabla 2. Cuadro Resumen de la Plataforma Tecnológica presente por Zona de Despliegue y Centro de Coordinación Policial de la Policía del Estado Nueva Esparta.

Nota. Cuadro elaborado con datos tomados de: Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) para el Desarrollo Organizacional de la Policía del Estado Nueva Esparta por D. Álvarez (2011).

-----

Tabla 3. Cuadro Resumen de la Plataforma Tecnológica Ideal por Zona de Despliegue y Centro de Coordinación Policial de la Policía del Estado Nueva Esparta (tomando como referencia Recomendación de la ONU, 2010 y Consejo General de Policía, 2010).

Nota. (1) Es cantidad de habitantes por Municipio según Censo 2011. (2) Es cantidad de funcionarios activos por turno de 8 horas. (3) Relación de Policías por cada 1000 Habitantes, según Recomendación de la ONU (2011). (4) Déficit de Funcionarios Activos por Turno de trabajo, según Recomendación de la ONU (2011). (6) Déficit de Radio Movil, considerando el ideal de funcionarios activos según Recomendación ONU (2011), y la cantidad disponible.  (7) Déficit de Radio Patrulla, considerando el ideal de 2 funcionarios activos por cada Radio Patrulla, en este caso Vehicular,  definición suministrada por Consejo General de Policía (2010). (8) Aunque el fax no se estipula en las recomendaciones del Consejo General de Policía (2010), se considera útil mantener este tipo de comunicación para la transmisión de información de interés policial. (9) Se considera necesario que los funcionarios se comuniquen también vía teléfono celular, empoderándose de esta tecnología para la transmisión de instrucciones e información de interés policial, y sobresaturando los modos de comunicación radial para duplicar esfuerzos en la lucha contra el crimen. (10) Es indispensable que cada Centro de Coordinación Policial, cuente con líneas externas para la comunicación ciudadana y la atención de las emergencias. (11 y 12) Se considera la adquisición de computadores personales, una red completa que opere tanto dentro de cada Centro de Coordinación Policial (CCP), en las labores operativas y de gestión de sistemas informáticos; como en las radio patrulla, para verificación de antecedentes y control vehicular.  Todos los equipos deben tener amplio acceso a Internet (Decreto 825, 2004).